sábado, 29 de abril de 2017

Palmeritas de aceituna y cacahuete


Fáciles de hacer y de comer, para acompañar un vermut o lo que quieras

Un consejo ante empezar: utiliza aceitunas negras de sabor suave, yo les puse unas taggiasche italianas que resultaron algo amargas.

El relleno:

  • Tritura en la batidora un buen puñado de cacahuetes crudos, con la piel fina, hasta que queden como migas.
    Tuéstalos suavemente en una sartén limpia junto con unas semillas de hinojo.
    También puedes usar cacahuetes normales de aperitivo y ponerles otros sabores o ninguno.
  • Tritura también dos latas de aceitunas negras sin hueso, bien escurridas, o utiliza un bote de pasta de aceitunas


El montaje:


  • Abre una lámina rectangular de hojaldre vegano y márcala por la mitad a lo largo.
  • Unta todo el hojaldre con la pasta de aceitunas y cúbrelo con abundante cacahuete tostado.











  • Corta el hojaldre por la marca que habías hecho y enrolla cada mitad hacia el centro desde los dos lados más largos, procurando que te quede bien apretado.
  • Mete los rollos unos minutos en el congelador, así te será más fácil cortar las palmeritas.



  • Retira uno de los rollos y córtalo en rodajas de 1 cm con un cuchillo bien afilado. 

  • Arregla las palmeritas que se te hayan abierto o tengan forma fea y hornéalas 10 minutos a 190°.
    · Controla antes del tiempo para asegurarte de que no se pasen, porque son tan pequeñitas que se queman con facilidad.

    · No es necesario que te queden primorosas, en el horno se pondrán redonditas. Y las que se queden feas te las comes tú para probarlas.


  • Haz lo mismo con el otro rollo. 
  • Te saldrán de 50 a 60 palmeritas de bocado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarme un comentario