miércoles, 2 de febrero de 2011

Cintas de nabo con champiñones en salsa crema

Los nabos NO son solamente para el caldo

Ayer vi en la frutería una bandeja de nabos con el letrero "nabos para caldo". Pregunté qué tenían esos nabos para que fueran especiales para caldo. Nada, me contestaron, es que los nabos sirven solamente para hacer caldo. Pues entonces, me dije, si ya se sabe que son para caldo, ¿por qué lo ponen en el cartel?

Pero esto no era nada comparado con lo que me esperaba. Intenté suavemente explicar a la dependienta  que los nabos se pueden preparar de muchas otras formas y además se comen. Para qué lo habré hecho. No solamente ella lo negaba como si de un hecho moral se tratase, sino que enseguida se formó un corrillo de señoras que defendían la teoría oficial tan llenas de menosprecio como vacías de argumentos. Se usan para caldo porque siempre se ha hecho así. Archívese.

Me marché pensando cuántas cosas se perderían, mucho más importantes que unos nabos, por no atreverse a funcionar sin su manual de instrucciones.

Para levantarme el ánimo y la autoestima, me refugié en un librito de recetas de los fantásticos nabos negros de Pardailhan y así salió esto que os muestro, una adaptación muy libre (además de pobre, caliente y vegana) de la Remoulade de Navet aux cèpes.
Cuando lo probamos se me cerraron todas las heridas, estaba delicioso.
Ahí va, para dos personas.

  1. Cortar un nabo grande a lo largo en cintas muy finas.

  2. Escurrir una lata de champiñones laminados y conservar el agua.

  3. Secar los champiñones y saltearlos en aceite y margarina hasta que se tuesten un poquito.

  4. Cubrirlos con media taza del agua de la lata y media taza de leche de soja, tiene que quedar líquido abundante. Condimentar con nuez moscada, 1 cucharadita colmada de mostaza antigua (ésa con las bolitas), unos pellizcos de estragón y mejorana secos y unas gotas de zumo de limón.

  5. Cocinar un minuto y añadir cuatro nueces molidas. Si la salsa queda muy líquida, poner una cucharadita de espesante instantáneo.

  6. Echar las cintas de nabo y cocinar removiendo sólo hasta que se calienten, pierdan rigidez y se impregnen de la salsa.

  7. Servir con una buena molienda de pimienta, por ejemplo de ésta que viene mezclada con boletos secos.
 Burriac es marca blanca de Supermercados Del Río

    16 comentarios:

    1. Creo que tienes que cambiar de frutería... jajajajajaja... apuesto lo que sea a que las mujeres que afirmaban que el nabo era sólo para caldo eran todas bien mayores... si es que hay gente que es de un cerrao...... yo, con el nabo, como poco me hago el puré cuando saco las verduras de haber hecho el caldo, así que algo más de uso le doy. Con la chirivía (seguro que también dirían que sirve sólo para caldo) ya había visto más recetas, pero con el nabo sí que es verdad que no, aunque quizá es porque tiene un sabor digamos... más "acusado" y es de esas cosas que o te gusta o no.
      Yo, por mi parte, te doy un OLE, y te invito a que dejes anónimamente en la frutería, encima de los "nabos para caldo" unas hojas con tu receta. Se quedarán A CUADROS!!

      Un besote!!

      ResponderEliminar
    2. Locasita, hola! Me has hecho sentir comprendida!
      La edad de las señoras iba de 40 a 50, o sea que yo era más mayor que ellas pero también más curiosa.
      En el blog he puesto 5-6 recetas de o con nabos, la que más me gusta es ésta http://cocinaconluzverde.blogspot.com/2010/06/nabos-caramelizados-en-crema-de-alubias.html.
      Cuando la publiqué me extrañó que nadie la comentara, es más, ni la leyeron, y ahora entiendo por qué. Tú mírala que te aseguro que vale la pena!
      Me estás convenciendo, creo que imprimiré algunas recetas y las clavaré con un puñal en el mostrador de la frutería :-)
      Un beso gordo y gracias por el apoyo!


      Mandarina: gracias, me alegro de que te guste.

      ResponderEliminar
    3. Por desgracia el borreguismo que es un efecto de la ignorancia hace que la gente siga haciendo lo mismo y perdiéndose la oportunidad de experimentar y conocer otras posibilidades en la cocina. Es como cuando le dices a un carnívoro vamos a un vegetariano y se niega porque dice que para comer una ensalada y quedarse con hambre pues prefiere su bistec. Lo que no sabe es que en el mundo vegetal existe algo más que la ensalada pero una mente cerrada es difícil de cambiar.

      Un abrazo y muy buena sugerencia.

      ResponderEliminar
    4. Te quedaron unas cintas muy ricas.
      Los nabos ralladitos en ensalada a mi me encantan!!
      http://elbocadodelahuerta.blogspot.com/

      ResponderEliminar
    5. Vane: alguna vez he estado por publicar las preguntas o comentarios que me han hecho por ser vegetariana, sería divertido que también vosotros pudierais aportar los vuestros.
      Lo que tú me dices es tal cual. Hace años, una amiga italiana me anunció que venía a pasar unos días a casa. Le dije que encantada pero que tuviera en cuenta que me había hecho vegetariana. No te imaginas la alegría que tuvo cuando vio que había comida normal ("me imaginé que comería solo zanahoria rallada"), se copió un montón de recetas y cuando salíamos pedía ir a un vegetariano. Es raro que haya tanta desinformación sobre un hecho que ya es común.
      Me alegro de que te guste la receta, un besito.

      ResponderEliminar
    6. Mijú: a mí también me encantan crudos, por ejemplo en bastones mojados en mayonesa o veganesa.
      Un abrazo.

      ResponderEliminar
    7. Menudas historias... Es una pena, pero ellas se lo pierden ;) con la buena pinta que tienen tus cintas, a mi según lo estaba leyendo me han dado ganas, no te digo más :D

      Un agricultor del mercado agroecológico al que solemos ir nos contó que lo bueno de los mercados y los pequeños comercios es la comunidad de personas que entran en contacto y que se forma en torno a él. Me viene la anécdota a la cabeza poque puso de ejemplo a los colinabos, que los tenían de temporada y alguien preguntó que cómo se preparaban, y entonces una señora empezó a compartir sus recetas de colinabo y la gente que esperaba en la fila empezó a hablar entre ella y a contarse cosillas.

      ResponderEliminar
    8. Nina...No te enojes!! Por lo menos vos los conseguís, por acá la gente no los come y a veces se consiguen en la feria...Seguramente me dirían también que sólo son para sopa!!! Quedó demostrado con tu receta que no es así...Se ve delicioso!!! Besos!!!

      ResponderEliminar
    9. Me parece una receta estupenda. Podrías haberle llevado un platito a la frutera ;-). Yo lo licúo cuando tenemos problemas de bronquios mezclado con zanahoria y alguna fruta.

      Besos.

      ResponderEliminar
    10. Esta entrada debió titularse "Nabos con luz verde"...
      es de resaltar lo práctico y delicioso de la receta, el querer aprender y lograr saborear un ingrediente, de una y más formas, como bien lo has demostrado con los nabos.
      Disfruté de la entrada, tanto como de los comentarios previos. Que dicha que vine no solo por el caldo!

      ResponderEliminar
    11. Nihacc: gracias, qué contenta me has puesto :)
      A ver si los colinabos llegan por aquí, los conseguí una sola vez y no los traté como se merecían, les debo una reparación.
      La gente es maravillosa, incluidas las señoras reaccionarias de mi frutería, lo que pasa es que todos nos resistimos a cambiar algunas cosas... el día que nos decidamos arderá Troya!
      Un beso.

      Caro: tranquila que no me enojo! Qué raro que no los consigas, al menos antes eran muy comunes. Hasta había una leyenda urbana según la cual las papas fritas de paquete no eran papas sino nabos :)
      Gracias por tu comentario, un beso grande.


      Nieves: la próxima vez me iré con el tupper, ya verás. Y me apunto ya mismo tu receta porque en casa hay algunos bronquios caprichosos.
      Gracias y un beso!


      Capricornio: tú siempre me pones los ojos tontos, ojalá fueras mi coach personal.
      Gracias Luis, eres una persona necesaria.
      Un abrazo largo :)

      ResponderEliminar
    12. ¡Qué bueno, Nina! Lo hice hoy para comer con unos nabos que compré en el mercado agroecológico y ¡nos ha encantado! Es todo un plato delicatessen :) Con los que me han sobrado probaré tu otra receta. ¡¡Muchas gracias!! :D

      ResponderEliminar
    13. Nihacc, qué subidón me has dado! Es cierto que es un plato fino, pero el mérito no es mío sino de los señores de Pardailhan.
      Espero que la otra receta no te defraude, aunque con una ya estoy contenta :)
      Un besazo y GRACIAS!

      ResponderEliminar
    14. Hola!
      Nina despues de pensar en una receta "diferente", con nabo se me ocurrio una y hoy la he sacado en mi blog.
      Con esta receta me uno a la campaña los nabos no son solo para "caldo".
      http://elbocadodelahuerta.blogspot.com/

      ResponderEliminar
    15. Mijú, hola!
      Así que te has sumado a la causa, unidas venceremos!
      Me voy ya mismo a ver esa cosita con nabos, que tengo algunos en el frigo.
      Hasta luego :)

      ResponderEliminar

    Gracias por dejarme tus comentarios, la única condición para que sean publicados es el respeto.